La pobreza estructural en Argentina afecta al 58,7% de los niños y adolescentes de hasta 17 años, una situación en la que se encuentran 7,6 millones de menores, según un estudio de la Universidad Católica Argentina (UCA).

“Seis de cada diez niños en la Argentina urbana experimentaban privaciones en al menos una de las seis dimensiones bajo estudio” en 2016, señaló la universidad privada en un informe elaborado por el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia.

La pobreza multidimensional analizada por la UCA incluye no sólo la canasta de bienes y servicios, sino también el acceso a la alimentación, vivienda, educación y salud, información y saneamiento.

“Las privaciones en 2016 llegan al 15,4% en estimulación y educación, 18,8% en acceso a la información, 22,7% en acceso a la salud, 25,2% en vivienda, 17,8% en saneamiento y 8,7% en acceso a los alimentos”, detectó el organismo.

La falta de recursos se agrava en el cono urbano de la provincia de Buenos Aires (como se conoce al cordón que rodea a la capital argentina), donde la pobreza alcanza al 70,9 de los menores, cuando en 2015, ese porcentaje era del 69,5%.

La UCA, que presentará su informe este miércoles, observó que “entre 2010 y 2016, la pobreza infantil multidimensional en la Argentina se redujo 5,1 puntos porcentuales”.

Esto se atribuye a la implementación, a partir de 2010, de la Asignación Universal por Hijo (AUH), una ayuda social que alcanza a 6,6 millones de niños, de los 13 millones de menores que hay en todo el país.

No obstante, entre 2015 y 2016 la tasa de pobreza se mantuvo sin modificaciones.

Indigencia

En cuanto a la indigencia, “la situación de pobreza en carencias que se consideran especialmente graves —porque sus consecuencias adversas son de difícil reversión—, también bajó del 23,8 en 2010 al 14,8% en 2016”, señaló la universidad.

A lo largo de los años, el estrato etario más afectado por la falta de oportunidades sigue siendo la infancia y la adolescencia.

“Se advierte un incremento de la brecha regresiva para los niños y niñas en el espacio informal de villas y asentamientos urbanos respecto de los espacios urbanos formales de nivel medio-alto”, sostuvo el estudio.

Los informes de la UCA se constituyeron como una referencia para evaluar la brecha salarial y la desigualdad social en Argentina, principalmente desde 2013, cuando el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos perdió su credibilidad por dejar de medir la tasa de pobreza a indigencia y estar bajo sospecha por manipular las mediciones.

Etiquetas: ; ; ;