El reciente anuncio de la liberación de la ciudad de Mosul (Irak), ocupada por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), marca la caída del supuesto califato que pretendía establecer ese país y extenderlo a otras naciones árabes, especialmente en Siria.

Los días del EI en Mosul –urbe que mantenía tomada desde el 10 de junio de 2014– estaban contados. La reconquista por parte del ejército iraquí es la más importante victoria militar alcanzada por ese país de los últimos 10 años.

En una reunión en el cuartel general de la policía federal de Mosul, el primer ministro iraquí Haider Al Abadi ordenó “eliminar a los últimos terroristas, establecer la seguridad y la estabilidad en la ciudad liberada y limpiarla de minas y explosivos”.

Apoyada por la coalición, liderada por EEUU, la ofensiva iraquí redujo gran parte de la ciudad a escombros y obligó a miles de personas a huir de la urbe. No obstante se anunció que para octubre comenzará la reconstrucción de Mosul.

MOSCÚ CAMBIÓ EL RUMBO DE LA GUERRA

La guerra civil en Siria provocada en 2011 por Estados Unidos y sus aliados marcó el fortalecimiento del EI, grupo derivado de Al Qaeda, organización paramilitar, yihadista, que emplea prácticas terroristas y se plantea como un movimiento de resistencia islámica alrededor del mundo.

En su pretensión de dominar a Irak y Siria para instalar el “califato” del Estado del Levante en Mosul, el Estado Islámico ha provocado la muerte de cientos de miles de civiles.

Ante el asedio, el presidente sirio, Bashar al-Assad, solicitó apoyo a Rusia para combatir el terrorismo. Fue así como el 30 de septiembre de 2015, cuando Moscú lanzó su primer ataque contra las posiciones de los terroristas, el conflicto en la nación levantina dio un giro inesperado.

Fueron 20 vuelos realizados en el primer ataque, durante los cuales las aeronaves rusas lograron destruir por completo los puestos de mando de los yihadistas en las montañas sirias.

“El único modo de combatir a los terroristas es actuar con anticipación y eliminarlos en los territorios ocupados. Rusia está interesada en reunir a todos los países interesados en la lucha contra el terrorismo y les pide que se unan al trabajo del centro de información en Bagdad (capital de Irak)”, dijo el presidente ruso, Vladimir Putin, en una reunión con miembros de su Gobierno por aquel entonces.

DEBILITAMIENTO DEL EI

A pesar de que Mosul destaca entre las victorias por la lucha contra el terrorismo, también otras ciudades de Siria, Irak y Libia han sido liberadas del grupo.

En Irak, Tikrit fue la primera ciudad reconquistada por las fuerzas iraquíes y la coalición internacional en marzo de 2015. Le siguió Ramadi, 100 km al oeste de Bagdad retomada el 9 de febrero de 2016, mientras que la localidad vecina de Faluya, primera ciudad iraquí capturada por Estado Islámico en enero de 2014, cayó el 26 de junio.

En agosto de 2016, Al Qayyarah fue recuperada por las fuerzas iraquíes, lo que sirvió como trampolín para la reconquista de Mosul, dado que allí se encuentran importantes bases aéreas a 60 km.

EN SIRIA SIGUE EL COMBATE

La ciudad kurda de Kobane (Siria) se convirtió en el primer símbolo de la lucha contra EI, expulsado el 26 de enero de 2015.

La localidad de Palmira, cuya riqueza arqueológica y patrimonial fue destruida por el EI, ha sido recuperada dos veces por el Gobierno sirio.

La primera caída del EI ocurrió en 2015 pero en marzo de 2016 los terroristas volvieron a tomar la urbe, reconquistada el 2 de marzo de 2017 por el Ejército sirio junto con el apoyo de sus aliados rusos.

Mientras tanto, las Fuerzas Democráticas Sirias, una coalición kurdoárabe apoyada por Washington, se apoderaron en agosto de 2016 de la localidad de Manbij. Simultáneamente por esa fecha Turquía conquista la ciudad de Jarablus, que hace frontera con Siria.

En octubre del año pasado, los yihadistas perdieron el combate en la ciudad de Dabiq, cercana a la frontera turca. Esta ciudad tenía un valor simbólico y religioso para EI.

El 24 de febrero de este año se da la conquista de Al Bab, por el ejército turco, bastión de EI en la provincia septentrional de Alepo, con el apoyo de los rebeldes sirios.

Mientras tanto sigue la batalla por Raqa desde la ofensiva lanzada por Siria el 5 de noviembre de 2016, para arrebatarle al EI su “capital”. El 10 de mayo de 2017 se apoderan de la ciudad vecina de Tabqa y el 6 de junio, el Ejército entró a Raqa.

¿RESPONSABLES?

Durante la campaña electoral, el presidente de EEUU, Donald Trump, acusó a su contendiente demócrata Hilary Clinton de ser responsable de la creación del EI en sus días como secretaria de Estado, algo que ella negó.

No obstante, Wikileaks reveló un correo de Clinton donde informaba que Arabia Saudí y Catar “dan apoyo financiero y logístico de forma clandestina” al grupo yihadista.

Fuente