El incendio de un centro de migrantes irregulares en la isla helena de Lesbos está fuera de control y podría destruir totalmente esa instalación, indicaron hoy las autoridades locales.

Un vocero policial señaló que el fuego fue provocado por varios de los albergados en el campamento de Moria, quienes iniciaron disturbios en protesta por las deplorables condiciones de ese lugar, donde se ubican aquellas personas a las que se les denegó asilo, en espera de su deportación a Turquía.

Los enfrentamientos se agudizaron cuando los policías trataron de impedir el acceso de los manifestantes al Centro de Recepción e Identificación, y fueron atacados con piedras. Los migrantes, según la fuente, prendieron fuego a varias tiendas de campaña y dos edificios e intentan impedir la entrada de los bomberos.

En el campo de Moria diseñado para acoger a mil 500 personas, se encuentran hacinadas más de cuatro mil, una superpoblación que afecta en general a todos los campamentos migratorios ubicados en el Egeo.

Casi 15 mil inmigrantes saturan los centros de acogida en las islas helenas de Lesbos, Quíos, Samos, Cos y Leros, con capacidad máxima para siete mil personas.

Esas instalaciones se afectaron por el terremoto de 6,1 en la escala de Richter que a mediados de junio pasado asoló esa región, en particular a la isla de Lesbos, y obligó al gobierno griego a declarar el estado de emergencia.

Grecia alberga a unos 62 mil migrantes, distribuidos en todo su territorio, y diversas organizaciones humanitarias cuestionan las condiciones de vida de los mismos.

En septiembre de 2016 un incendio similar al de este lunes arrasó con el 60 por ciento del campamento de Moria, lo cual obligó a la evacuación del lugar.

Etiquetas: ; ; ;