Una epidemia sin precedentes de cólera en Yemen acumula más de mil 700 muertos y 300 mil casos sospechosos, señaló ayer la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA).

Según la entidad, el fatal saldo es el resultado de apenas 75 días de brote, el cual estalló el 27 de abril. El cólera está presente ya en el 92 por ciento de los distritos yemenitas y en todas las gobernaciones, salvo en la Isla de Socotra, precisó.

De acuerdo con la OCHA, los niños menores de 15 años representan un 40 por ciento de los casos sospechosos y un 25 de las víctimas fatales, mientras las personas mayores de 60 años constituyen un 30 por ciento del total de fallecidos.

La continuidad de los combates entre el gobierno y los rebeldes huti afecta los esfuerzos para combatir la epidemia, en los que participan varias agencias de la ONU.