Las compañías estatales Petroleum Pipeline Company (Botas) de Turquía y Gazprom de Rusia anunciaron hoy un acuerdo para la financiación del gasoducto TurkStream, en el marco del Congreso Mundial de Petróleo que se celebra en esta ciudad.

El director general de Botas, Burhan Ozcan, indicó que la obtención de permisos y la construcción de la conducción continúan a buen ritmo, tanto en la zona marina como en la terrestre, pero no quiso ofrecer cifras sobre la financiación ni porcentajes de participación en el proyecto.

El gasoducto de mil 100 kilómetros de longitud, 900 de los cuales se situarán por debajo del mar Negro, servirá para trasladar el suministro del gas natural ruso a Turquía y su posterior distribución a los países vecinos.

Su capacidad prevista será de 63 mil millones de metros cúbicos al año, de los cuales 47 mil millones llegarán a la frontera greco-turca para su transporte a países europeos, mientras que los 16 mil millones restantes se destinarán al consumo en Turquía.