El senado neerlandés aprobó hoy una polémica legislación que amplía el acceso de sus servicios de seguridad a datos que circulen a través de Internet, bautizada como ley del espionaje.

Un portavoz de ese órgano parlamentario indicó que la nueva normativa, aprobada este miércoles en ese foro, posibilitará tanto al Servicio General de Inteligencia como a su similar militar MIVD, interceptar de forma masiva en el ciberespacio altos volúmenes de información privada, en interés de la seguridad nacional.

David Korteweg, líder de la organización defensora de los derechos civiles Bits of Freedom, alertó que esa disposición viola las libertades fundamentales de los neerlandeses quienes, según dijo, aún ‘están lejos de estimar sus consecuencias’.

Korteweg señaló que las agencias de inteligencia de este país tendrán en lo adelante la capacidad legal para acceder a información privada que circule en Internet ‘sin requerir de claras razones para ello y con limitada supervisión’.

Por otra parte, agregó, podrán mantener almacenada la información obtenida hasta por tres años y compartir esos datos con servicios de seguridad extranjeros.

Tras lograr el aval de los senadores, al nuevo precepto solo le resta para su entrada en vigor la firma del rey de Países Bajos, Guillermo Alejandro, y su posterior publicación en la Gaceta Oficial, que se prevé para fines del mes en curso.