La Comisión de Constitución, Ciudadanía y Justicia (CCJ) de la Cámara de Diputados comenzará a discutir hoy la denuncia por corrupción pasiva que enfrenta el presidente Michel Temer y sumió a Brasil en una profunda crisis política.

Los debates girarán en torno al informe presentado por el relator del caso, el diputado del gobernante Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) Sergio Zveiter, quien recomendó admitir la acusación por considerar que contiene indicios suficientes de autoría y materialidad.

La denuncia no es inepta ni fantasiosa; es una acusación grave con sólidos indicios, sostuvo Zveiter contradiciendo argumentos de la defensa del gobernante, según la cual Temer no cometió cualquier ‘falta de naturaleza moral, ética o criminal’.

En su informe, Zveiter se refirió con detenimiento a la grabación realizada en marzo último por el empresario Joesley Batista de una conversación con Temer y afirmó que la misma es lícita y revela hechos graves que es preciso investigar, pues ‘la sociedad tiene derecho a que los mismos sean esclarecidos’, alegó.

Subrayó además que Batista, quien acordó una delación premiada con las autoridades, no violó la intimidad de Temer, que lo recibió en ejercicio de su cargo, en la residencia oficial y como Presidente de la República para tratar asuntos públicos.

Acá, recordó, no condenamos o absolvemos; apenas admitimos o no la acusación. Corresponde a la Cámara de Diputados hacer un juicio predominantemente político y al Supremo Tribunal Federal uno de carácter técnico-jurídico, remarcó.

Temer es acusado de aprovechar su condición de jefe del Poder Ejecutivo para recibir ventajas indebidas por intermedio de su ex asesor especial y ex diputado federal Rodrigo Rocha Loures, filmado cuando recibía una maleta con medio millón de reales entregada por funcionarios del grupo JBS, investigado en la operación Lava Jato.

A partir de la delación de Batista y otros ejecutivos del grupo JBS, Temer es además investigado por presunta obstrucción de la justicia, al avalar la compra del silencio de su aliado y ex titular de la Cámara baja Eduardo Cunha, preso y condenado a más de 15 años de cárcel por corrupción pasiva, lavado de dinero y evasión de impuestos.

Según lo previsto, a partir de la reanudación hoy del trabajo del colegiado podrán usar de la palabra cada uno de los 66 miembros efectivos y otros tantos suplentes durante 15 minutos, y 20 diputados a favor e igual cantidad en contra no miembros de la comisión lo harán por espacio de 10 minutos.

En consecuencia, se espera que la votación sobre el relatorio de Zveiter se produzca el viernes próximo para enseguida enviarlo al plenario de la Cámara, que será en definitiva el encargado de admitir -o no- la denuncia para que esta sea enjuiciada por el Supremo Tribunal Federal.