El movimiento de Resistencia Hezbolah acusó a los Estados Unidos de crear al Estado Islámico (EI) y haber dado luz verde a países del área para financiar y apoyar al grupo terrorista, destacaron hoy medios libaneses.

‘Funcionarios estadounidenses reconocieron que la administración (de Barack) Obama estableció el Estado Islámico de Iraq y el Levante (entonces EIIL) y la asistencia norteamericana al Ejército iraquí es controversial’, declaró el secretario general de Hizbulah, jeque Hassan Nasrallah.

El canal Al-Manar TV, afín a esa agrupación chiita, difundió un discurso del dirigente político libanés en el que alabó el triunfo de las tropas iraquíes en la ciudad de Mosul, al tiempo que subrayó la contribución de líderes religiosos de ese país, y de políticos y militares de Irán.

Nasrallah señaló que cuando los iraquíes ‘decidieron por la unidad, se involucraron en la batalla y rechazaron obedecer regulaciones extranjeras, lograron derrotar al DAESH’ (acrónimo árabe de EI) después de casi nueve meses de ofensiva para liberar la segunda ciudad de la nación mesopotámica.

Contrario a lo que alega el Ejército estadounidense de que la batalla contra el terrorismo durará años, ésta -de hecho- sólo requiere un esfuerzo internacional concertado, agregó al criticar a algunos medios noticiosos árabes por ‘intentar azuzar el sectarismo y alentar a matar gente inocente’.

‘La liberación de Mosul es un paso muy, muy avanzado y grande dentro del curso de la erradicación del DAESH’, recalcó mientras instaba a la región y al mundo a ‘aprovechar esta oportunidad histórica’.

Al respecto, enalteció el rol de las fuerzas paramilitares chiitas iraquíes conocidas comúnmente en árabe como Al-Hashd Al-Shaabi (Movilización Popular, MP), que fueron creadas para apoyar al gobierno contra el DAESH a raíz de una ‘fatwa’ o edicto religioso del Gran Ayatolah, Alí Al-Sistani.

El líder de Hizbulah destacó que la arenga de Al-Sistani galvanizó a miles de voluntarios chiitas dentro de la MP que fueron decisivos junto a los soldados del ejército iraquí para expulsar a los yihadistas de Mosul.

‘Esta (fatwa) fue un punto de inflexión y allanó el camino para las sucesivas victorias, afirmó en su discurso al valorar que la MP se ha convertido en parte de las fuerzas armadas iraquíes.

Reconoció que clérigos sunnitas -etnia predominante en Mosul- también tuvieron una incidencia positiva en movilizar a sus seguidores para combatir al EI, lo cual confirmó el rechazo a quejas de que la lucha era sectaria pues todas las fuerzas ‘decidieron concluyentemente determinar su propio futuro’.

Según Nasrallah, los sacrificios de los iraquíes y sirios, y de aquellos que estuvieron con ellos, también propiciaron la victoria de Mosul, aunque -expresó- no es solo de los iraquíes, sino de los pueblos de la región y el mundo que están amenazados por el terrorismo y lo combaten.

Respecto a la situación en El Líbano, el secretario general de Hezbolah denunció la presencia de bandas terroristas como el EI y el Frente Fateh Al-Sham (antes Frente Al-Nusra) en la región noreste fronteriza con Siria, y lanzó un ultimátum para poner fin a ese problema.

‘Esta es la última vez que hablo de este tema, estamos convencidos de que es momento de acabar esta amenaza y creemos que es la última oportunidad … si los terroristas de Arsal no se rinden, Hezbolah comenzará una campaña militar para erradicarlos’, advirtió.