El régimen de Israel planea establecer un ejército sirio en la región sureña de Siria en la frontera con los altos de Golán y Jordania para detener posible expansión iraní.

De acuerdo con el diario árabe Al-Sharq al-Awsat, la idea del “Ejército del Sur de Siria” que estará afiliada al régimen de Israel, se basa en un modelo cercano del Ejército del Sur del Líbano que el régimen de Tel Aviv fundó y apoyó durante los años setenta. El Ejército del Sur del Líbano fue dirigido por Saad Hadad y más tarde por Antoine Lahad.

Esta idea fue revelada tras un acuerdo entre Estados Unidos y Rusia sobre un alto el fuego en el sur de Siria y evitar que las tropas iraníes, Hezbolá y las fuerzas leales al Gobierno sirio controlen la región, según el diario.
El régimen de Israel considera a Daraa, Suwayda y otras áreas en la frontera con los altos de Golán como intereses políticos y de seguridad. El régimen de Tel Aviv tiene aliados allí, incluyendo los integrantes del Ejército Libre de Siria (ELS), que pueden ser parte del nuevo ejército.

Según las fuentes israelíes, este ejército tiene como objetivo impedir que Hezbolá y las fuerzas proiraníes tomen los altos de Golán después de que la guerra contra Daesh  haya terminado y las tropas estadounidenses hayan abandonado el área.
Además añadieron que la salida esperada de tropas estadounidenses dejará la región completamente abierta a Rusia.

A pesar de que el régimen de Israel coordina su actividad en Siria con Rusia, este régimen no confía en el liderazgo ruso. También dice que Moscú puede llegar a acuerdos con Irán sobre el control de la región de acuerdo con su interés común en mantener al presidente sirio Bashar al-Asad en el poder.

Según esta fuente, el principal temor de los grupos de oposición es que Siria se divide en tres áreas de influencia: rusa, iraní y turca. Temen que estos países decidan posiblemente el futuro político de Siria sin tener en cuenta sus demandas.
Además alegan que tienen el derecho a encontrar una alternativa donde puedan vivir libremente lejos de Al-Asad, Turquía e Irán, según el diario.