El desmonte de la legislación laboral y la reforma del sistema de pensiones pendiente de aprobación crean hoy las condiciones para una convulsión social en Brasil, advirtió el politólogo Luiz Alberto de Vianna Moniz.

De producirse el estallido, sería una respuesta ‘de venganza’ de la población ante la pérdida de sus derechos laborales, humanos y civiles, sostuvo Moniz, quien dijo esperar ‘que la guillotina no sea instalada frente al Palacio de Planalto’.

La democracia acabó. El parlamento está todo comprado, desde antes de la elección, con el dinero del ex titular de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha y del presidente Michel Temer, afirmó en declaraciones amplificadas este viernes por la Red Brasil Actual.

A juicio del reconocido experto, hay una dictadura del capital instalándose en suelo brasileño enmascarada de legalidad. Prueba de ello, subrayó, son los proyectos del actual gobierno que buscan favorecer solo al empresariado.

Refiriéndose a la condena a nueve años y medio de cárcel proferida por el juez Sergio Moro contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, Moniz afirmó que existe una conspiración internacional y nacional.

El enemigo número uno de la nación brasileña es el ministro de Hacienda Henrique Meirelles, que aumentó los tentáculos de Temer, dijo y señaló que este último aprobó la reforma laboral para mantenerse en el cargo y continuar teniendo el apoyo del sector empresarial.

Fuente