El sistema avanzado, multipropósito e integrado S-500 Prometey aventaja a su análogo estadounidense Patriot gracias a que sus antimisiles antiaéreos están separados de los antibalísticos.

Además, cada antimisil del S-500 tendrá su propio radar para detectar y seguir exclusivamente a los blancos de su clase, señala Rossiyskaya Gazeta.

Los especialistas militares afirman que de allí se desprende la fortaleza de los Prometey rusos porque su análogo — la última modificación de sistemas de defensa antiaérea y antimisiles Patriot de EEUU — utiliza un solo antimisil que debe interceptar tanto los objetivos antiaéreos, como antibalísticos.

Es por eso que la probabilidad de que un Patriot norteamericano derribe a un misil balístico es de un 10 y 15%. La eficiencia de los S-500 a causa de la «separación de objetivos por clases» es significativamente más alta, subrayan los expertos, entrevistados por Rossiyskaya Gazeta.

Está previsto construir el prototipo de los sistemas de misiles de defensa antiaérea de última generación en el 2020. El trabajo sobre la creación del Prometey se lleva a cabo de acuerdo con el plan y ya se hicieron las primeras pruebas de modelos sistema en un polígono en Kazajstán.

Además, el S-500 es el único complejo de defensa antimisiles del mundo capaz de destruir misiles hipersónicos.