Al menos dos personas fallecieron ayer en la sureña región de Calabria como consecuencia de los incendios forestales que desde hace varios días afectan a extensos territorios del sur de Italia.

Antonio Purita, jubilado de 68 años fue encontrado muerto en un barranco en el cual cayó en la localidad de Favelloni por efecto del humo, en tanto su coetáneo, Mariano Pizzuti, de 69, murió carbonizado al tratar de extinguir las llamas cerca de su casa en la localidad de San Pietro en Guaranao, según versiones de varios medios.

De acuerdo con el Departamento de Protección Civil las regiones azotadas por los siniestros son Sicilia, Campania, Basilicata, Apulia, Abruzo, Calabria, Lacio y Umbría donde bomberos y voluntarios combaten las llamas apoyados por aviones y helicópteros concentrados en las áreas en situación más crítica.

Por su parte, el Ejército intervino en Campania para cerrar todos los accesos al Parque Nacional del Vesubio, donde el fuego arrasó con un centenar de hectáreas de bosques.

Tal como advirtió la víspera el ministro de Medio Ambiente, Gian Luca Galletti, existen fuertes indicios de que los incendios sean intencionales.

En ese sentido, las fiscalías de Palermo, Trápani, Torre Annunziata y otras ciudades, abrieron avanzan en las pesquisas para determinar las causas y eventuales responsables de los incendios.