La justicia peruana decidió ayer jueves suspender la audiencia de prisión preventiva para el ex presidente peruano Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia en horas de la madrugada y convoca a su resolución a las 03H00 hora local.

A través de la misma, Humala y su pareja podrían ingresar a un penal para cumplir 18 meses de prisión, mientras continúa la investigación por lavado de activos en las campañas electorales del 2006 y 2011.

El juez, Richard Concepción Carhuancho, reinició el pasado miércoles el juicio contra el ex mandatario y su cónyuge. En horas de la tarde, el magistrado escuchó los argumentos del fiscal y abogados de la defensa para anunciar una decisión, que parece ya definida.

El juez deberá analizar el petitorio del fiscal Germán Juárez para variar la comparecencia que cumplen Humala y su esposa por 18 meses de cárcel preventiva, aunque existen altas probabilidades de que la expareja presidencial no sea internada en prisión.

En el pedido de prisión preventiva de 96 páginas, que Juárez presentó ante al juez Concepción Carhuancho, no aparecen nuevas pruebas del delito, ni de la posibilidad de que Humala y Nadine se fuguen de Perú.

Germán Juárez solicitó la prisión preventiva para los cónyuges, decisión que argumentó con una posible fuga del país por parte de ambos y después de que el ex presidente Humala interpusiera un hábeas corpus en su contra, por haber acudido al colegio de las hijas para verificar si habían viajado con su abuela al extranjero, con el consentimiento de la escuela.

Humala y Heredia son acusados de lavado de activos y asociación para delinquir por la supuesta recepción de tres millones de dólares de la constructura brasileña Odebrecht para la campaña electoral de 2011. También se los acusa de presunta “devolución del favor” mediante la entrega de un contrato para construir un oleoducto.