El ministro de Seguridad Pública de Costa Rica, Gustavo Mata, defendió ayer la expulsión del territorio nacional de extranjeros vinculados con delitos graves o considerados peligrosos.

En conferencia de prensa, Mata afirmó preferir que hablen de la existencia de una ‘cacería de brujas’ a permitir la entrada y la permanencia en el país de personas o grupos criminales.

‘Si cacería es impedir que ingresen al país tres mexicanos vinculados con narcotráfico, pues que sigan diciendo que es cacería de brujas’, apuntó el ministro.

Recordó que su cartera analiza bases de datos con las autoridades de seguridad nacional y ya contabilizaron 88 extranjeros que serán expulsados del país por estar vinculados con el crimen organizado, delitos sexuales y maras.

El martes pasado, directivos del Ministerio de Seguridad Pública y Gobernación y Policía rindieron cuentas en Casa Presidencial sobre el trabajo realizado desde el 17 de mayo pasado para erradicar el crimen organizado y el narcotráfico.

Ello, a petición del Poder Ejecutivo, tras el asesinato ese día del canadiense de origen libanés Elías Akl frente a un centro educativo en el capitalino barrio de Escazú, hecho que permitió a las autoridades detectar extranjeros ilegales en el país o ligados a delitos graves.

Al respecto, la directora de Migración y Extranjería, Gisela Yockchen precisó que han localizado a 88 extranjeros en esa situación y 33 están en período de ejecución efectiva, lo que significa que ya fueron expulsados o deportados del país, o están prontos a salir, entre quienes sobresalen salvadoreños y colombianos.