Los especialistas rusos ayudan a eliminar las consecuencias por la caída de piedras en un alud ocurrido en Tayikistán.

Se ha formado de repente una presa natural elevando así el nivel del agua varios metros y ésta ha cubierto una carretera de la zona que une la capital del país con las diferentes regiones.

Para la destrucción de los obstáculos naturales los militares han usado más de 100 kilogramo del trinitrotolueno y más de 50 morteros, todo esto ha permitido disminuir el nivel de la sumersión.