La última cumbre Ucrania-UE ha revelado que la ‘luna de miel’ entre Kiev y Bruselas se ha acabado, mientras que las relaciones entre ambas partes han pasado a la fase de convivencia por necesidad, opina el politólogo ucraniano Ruslán Bórtnik.

El máximo responsable del Instituto Ucraniano de Análisis y Gestión Política, Ruslán Bórtnik, considera que la XIX cumbre Ucrania-UE ha sido la más infructuosa de los últimos años.

Las partes ni siquiera han conseguido elaborar una declaración conjunta porque Kiev pretendía ver descritas las perspectivas de futuro y los plazos para su posible ingreso en la UE.

Según Bórtnik, las relaciones entre Kiev y Bruselas adquieren progresivamente un carácter más pragmático a medida que los países europeos esperan que las autoridades ucranianas cumplan con sus compromisos relacionados con la lucha contra la corrupción.

«La ‘luna de miel’ entre Ucrania y la UE se ha acabado. Ahora estamos en fase de convivencia por necesidad. La Unión Europea lanza cada vez más críticas en relación al dinero que malgasta Ucrania. Esta es la razón por la que muchos grupos políticos demandan que se realice una auditoría de estos recursos», dijo el politólogo a la agencia Sputnik.

Durante la XIX cumbre Ucrania-UE, que se celebró el 13 de julio en Kiev, el mandatario ucraniano, Petró Poroshenko, propuso crear una hoja de ruta para la integración de Ucrania en la UE. No obstante, los líderes europeos no respondieron directamente a esta iniciativa.

Varios analistas consideran que la cumbre ha supuesto un auténtico jarro de agua fría para Ucrania, dado que ha puesto de relieve que el viejo continente elude comprometerse seriamente en la cooperación con Kiev.

Durante las reuniones, los líderes europeos solo se limitaron a elogiar a Ucrania por el progreso hecho en el ámbito de las reformas. No obstante, mostraron su descontento respecto a la lucha contra la corrupción.

«Estamos preocupados por la lucha contra la corrupción. Entiendo que el presidente [Poroshenko] y el Parlamento [Rada Suprema de Ucrania] han alcanzado progresos en esta cuestión, pero la situación no es satisfactoria y necesitan trabajar más en este ámbito», aseguró el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Perspectivas de integración de Ucrania en la UE

A pesar de que el líder ucraniano ha destacado el éxito de la cumbre, ninguna declaración conjunta de calado se ha producido tras la misma.

Según el medio ucraniano Evropeyskaya Pravda, las autoridades ucranianas insistieron en que la declaración conjunta hiciera alguna alusión al documento de asociación de Ucrania en la UE. También pretendían que «reconociera las aspiraciones europeas de Kiev, bendijera su candidatura europea, así como readmitiera su compromiso de construir en el país eslavo una democracia desarrollada y permanente y extendiera la economía de mercado».

No obstante, varios países se mostraron categóricamente en contra de la propuesta.

«Países Bajos pidió agregar al texto nuevas restricciones para el sueño europeo de Ucrania. Este requerimiento fue apoyado por otros Estados miembros (…)», informa el medio, que resalta que en la UE decidieron «tirar por la borda» el proyecto [de declaración conjunta] preparado para la cumbre.

Las partes firmaron el Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea en marzo de 2014.

Algunos postulados del Acuerdo de Asociación rigen desde el 1 de noviembre de 2014. El 1 de enero de 2016 entraron en vigor casi todos los puntos relativos a la creación de la zona de libre comercio.

El pasado mayo, el Parlamento de Países Bajos fue el último de la UE que ratificó el Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea.