Por cuarta semana consecutiva el Ejército sirio mantiene la presión sobre los grupos terroristas, a los cuales rompió varias de sus líneas de defensa en el llamado triángulo de Ain Tarma, al este de Damasco, indican hoy partes militares.

Los combates, muy irregulares por el sistema de túneles y refugios subterráneos en una zona urbana y prácticamente sin población, cubren la extensa región de Jobar hacia la de Gutta Oriental y menos de 20 kilómetros al este de la capital.

Las unidades terrestres del Ejército sirio son apoyadas por la aviación con misiones operativas diarias audibles en buena parte de Damasco, donde predomina un ambiente de normalidad. Al noroeste de Ain Tarma, en la mencionada periferia de Jobar y concretamente en el distrito de Taibah, brigadas palestinas y las Fuerzas de Defensa Nacional colaboran en la ofensiva contra los terroristas.

Los objetivos de las Fuerzas Armadas sirias y milicias aliadas es cortar con efectividad las líneas de suminitros de las organizaciones extremistas entre Jobar y Gutta Oriental.