En Argentina, la Sala VI de la Cámara Nacional del Trabajo atendió la medida cautelar solicitada por un grupo de trabajadores despedidos de Pepsico y ordenó a la empresa su inmediata reincorporación.

En su decisión, los jueces advirtieron que la empresa y el Ministerio de Trabajo, que encabeza Jorge Triaca, no cumplieron con el Procedimiento Preventivo de Crisis, que obliga a abrir la ley ante el cierre de un establecimiento o despidos masivos, reseñaron agencias.

En el fallo, en el que obligan a Pepsico a “cumplir con el deber de ocupación” de los trabajadores despedidos, los magistrados también advierten que se cobrarán “5 mil pesos por cada día de demora” en la aplicación del fallo.

De esta manera, la Cámara de Apelaciones del Trabajo revocó una decisión de primera instancia que no había tratado las medidas cautelares solicitadas por los empleados y, tras poner de resalto el “derecho de trabajar”, ordenó a la empresa la reincorporación de los despedidos.

Asimismo, la Sala VI del tribunal de apelaciones citó fallos y jurisprudencia al señalar que “el derecho al trabajo es un derecho esencial para la realización de otros derechos humanos y constituye una parte inseparable e inherente de la dignidad humana. Toda persona tiene el derecho a trabajar para poder vivir con dignidad”.

Por el momento, la cautelar beneficia a un grupo de diez trabajadores pero podría servir de base para otros reclamos.

REPUDIAN LAS REPRESIONES

Diversas organizaciones de derechos humanos repudiaron y condenaron la cruel represión por parte de las fuerzas de seguridad contra los trabajadores de Pepsico, en Argentina, cuando protestaban frente a la planta cerrada por la multinacional en junio, para exigir la reincorporación de los 600 despedidos.

Dicha orden de represión fue dada expresamente por el presidente Mauricio Macri en la provincia de Buenos Aires en manos de otra aliada, María Eugenia Vidal.

Ante la protesta de los trabajadores para exigir sus derechos, el presidente argentino ordenó desalojar a los empleados con perdigones de goma, gases lacrimógenos y rolos. Fueron unas 600 personas quienes exigieron la reincorporación a sus puestos de trabajo.

“La Comisión Provincia de la Memoria (CPM) repudia la represión en Pepsico y se solidariza con los trabajadores”, sostuvo en un comunicado la organización de la ciudad de Buenos Aires.

La entidad de carácter público y autónomo que investiga las violaciones a los derechos humanos en el país y que preside el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, presentó un habeas corpus “exigiendo que se resguarde la integridad de todos los trabajadores detenidos y se ordene su inmediata libertad”.

“La CPM exige además el cese de la represión y del ejercicio de la violencia por parte de las fuerzas de seguridad, la persecución a los trabajadores y la criminalización de la protesta”, añade la misiva, citó Telesur.

Asimismo, la organización instó al Estado a que encuentre “un camino de resolución pacífica y mediante el diálogo de todos los conflictos sociales”, dado que “esa es la única garantía de democracia”.

Fuente