El ministro de finanzas británico, Philip Hammond, dijo ayer que importantes miembros de su gobierno aprecian la necesidad de una salida gradual de la Unión Europea (UE), conocido como Brexit, como beneficio económico.

Insistió en que tal fórmula sería una ayuda para proteger la economía del Reino Unido, algo que preocupa a empresarios y operadores de mercado.

Por su parte, el denominado ministro para el Brexit, David Davis, viajará a Bruselas el lunes para una primera ronda completa de negociaciones.

Funcionarios europeos esperan que Londres empiece a mostrar más urgencia respecto a un eventual acuerdo antes de que el Reino Unido salga del bloque en 2019.

Hammond, que respaldó la opción de permanecer en la Unión Europea en el referendo del año pasado, es considerado como la voz del llamado Brexit suave en el gabinete de la primera ministra Theresa May.

El funcionario favorece dar prioridad a los vínculos comerciales con la UE por sobre los límites a la inmigración.

Hammond, considerado posible sucesor de May, opinó en reiteradas ocasiones sobre la necesidad de un acuerdo de transición.

También formuló una alternativa lo que haría que el Reino Unido replique tanto como puedan los acuerdos ya existentes para minimizar el impacto del Brexit en los negocios.

En declaraciones de este domingo a la BBC de Londres (televisión) señaló que la mayoría de sus colegas ahora reconocen que esa es la forma correcta y sensata de irse, en referencia al Brexit suave.

Hammond dijo que el gobierno debe entregar tanta claridad como sea posible, lo antes posible, para recuperar la confianza de las empresas y de los consumidores, y mantener a la economía en movimiento.

Etiquetas: ; ; ; ; ;