Ibtisam al-Mutawakel

El cólera es sólo una de las crisis que los yemeníes se enfrentan debido a las agresiones saudíes contra el pequeño país del Golfo Pérsico.

Así lo anunció la jefa del frente cultural contra la agresión contra Yemen, Ibtisam al-Mutawakel, quien acusó a la comunidad internacional y las organizaciones internacionales de ser cómplices de los crímenes que comete Riad en Yemen.

Al calificar de “critica” la situación humanitaria en Yemen, Al-Mutawakel acusó a la comunidad internacional y las organizaciones de derechos humanos de estar implicadas en esta situación ya que han mantenido silencio ante los crímenes saudíes y la matanza de niños yemeníes. Además aseveró que Arabia Saudí es uno de los grandes violadores de derechos humanos y las organizaciones internacionales son cómplices de sus crímenes en el pequeño país del Golfo Pérsico.

De acuerdo con un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cólera ha dejado 11 yemeníes muertos durante los últimos tres días. El pasado 5 de julio, la OMS anunció que el cólera ha contagiado ya a 21 gobernaciones yemeníes y ha dejado 1634 muertos y 275.987 casos sospechosos de haberla contraído entre el 27 de abril y el 4 de julio.

Yemen ha sido testigo de ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudí contra Yemen, desde marzo de 2015, los que tratan de socavar el movimiento popular Ansarolá y restaurar al expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi en el poder. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estimó, en su más reciente informe, que en dos años de guerra en Yemen, 12 mil civiles han muerto. Esta cifra también incluye a los que han perecido por falta de alimentos o agua.