Miles de personas ha tomado parte en las protestas organizadas Polonia. Los manifestantes se oponen a la reforma judicial planeada por el gobierno.

Los manifestantes informan que la reforma judicial propuesta por el gobierno llevará a la destrucción de todo el sistema judicial y lo privará de su independencia.

Anteriormente el descontento acerca de los planes de las autoridades de Polonia fue expresado ya por los funcionarios europeos y la oposición. Los políticos temen que los posibles cambios pondrán bajo la duda el liderazgo de la ley en el país.

Ya el 11 de junio de 2017 miles de personas salieron a una protesta antigubernamental en la parte histórica de Varsovia. Los manifestantes exigían «el respeto del derecho a las manifestaciones», también la observación de las leyes de la constitución y los derechos humanos.