Las fuerzas afganas recuperaron ayer el distrito de Nawa, en la provincia sureña de Helmand –ocupada por los terroristas talibanes–, tras tres días de operaciones militares, informó en un comunicado el Ministerio de Defensa afgano.

“Las fuerzas afganas de seguridad y defensa recuperaron el control del distrito de Nawa esta mañana (ayer), y los talibanes, tras haber sufrido enormes bajas, han escapado”, señaló la misiva.

Durante las operaciones, más de 50 talibanes murieron abatidos, otros seis resultaron heridos y uno fue arrestado, precisó el texto citado por Xinhua. Aunque no se mencionaron bajas entre el personal de seguridad del Gobierno afgano.

Con esta acción, se pone fin a casi un año de ocupación talibán del distrito, según el ministerio.

La provincia de Helmand, con muchos cultivos de amapola, ha sido escenario durante los últimos años de ataques talibanes cada vez más frecuentes.

MILES DE VÍCTIMAS CIVILES

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (Unama) confirmó un total de mil 662 muertes civiles entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2017.

De esa cifra, 174 mujeres fueron confirmadas muertas, un aumento general de 23%, respecto al mismo período del año pasado. La ONU también documentó 436 niños que perdieron la vida.

A su vez, la Unama indicó que el uso de bombas o explosivos en las carreteras y las operaciones aéreas en zonas pobladas por civiles contribuyó sustancialmente al aumento de víctimas, tanto en mujeres como en niños.

Mohammad Arif, exfuncionario del Ejército afgano, dijo que con un aumento evidente de los enfrentamientos cerca de los centros urbanos densamente poblados, las fuerzas gubernamentales deben evitar el uso de armas pesadas donde existe el riesgo de víctimas civiles, difundió PL.

“Los talibanes han usado a menudo a personas como escudos humanos, pero los del Ejército cayeron en su trampa al usar armas pesadas en áreas pobladas’”, precisó.

Por su parte, los talibanes causaron la muerte de mil 141 civiles, 12% más que en los primeros seis meses del año pasado.

Esas muertes representan 67% del total de víctimas civiles, 43% atribuido a los talibanes, 5% al grupo terrorista Estado Islámico en la provincia de Khorasan y el resto a atacantes no identificados.

La mayor parte de las víctimas civiles de este año ocurrió en un solo ataque en la capital, Kabul, el 31 de mayo, cuando un coche bomba mató a 92 e hirió a casi 500.

Etiquetas: ; ; ;