El presidente Rodrigo Duterte de Filipinas pidió a los legisladores que prolongaran la ley marcial en Mindanao hasta finales de 2017 para permitir que sus fuerzas armadas contengan una insurgencia islamista en la provincia insular, dijo hoy su portavoz, informa RT.

La ley marcial fue impuesta en mayo en respuesta a los ataques de los grupos militantes afiliados al Estado islámico.

Se calcula que la batalla por la capital provincial Marawi ha costado más de 500 vidas hasta el momento.