Presionada por el Pentágono, la Casa Blanca publicó un documento en el que exhortaba al Congreso a autorizar la construcción de más bases militares temporales de EEUU en Irak y Siria. Pero, ¿para qué las necesita Washington? 

Según la Casa Blanca, los requerimientos legales vigentes no permiten al Departamento de Defensa de EEUU profundizar su expansión en Siria e Irak.

El 19 de julio, el documento —llamado Declaración de Política de Administración— en el que se pide autorización para la construcción de más bases temporales de EEUU en Irak y Siria será sometido a discusión en la Cámara de Representantes del Congreso de EEUU.

Las nuevas instalaciones militares deberán aumentar las capacidades de las tropas estadounidenses a la hora de librar guerras más duraderas, más caras y más mortíferas en la región de Oriente Próximo. Una región que, según el informe, está sufriendo la peor crisis de vulneración de los derechos humanos desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

 

Comentario: Y podría agregarse al informe: «por parte de grupos de mercenarios patrocinados por nosotros mismos a través de nuestros vasallos en la región, proporcionando así un pretexto perfecto para mantener la ocupación militar de naciones soberanas en Medio Oriente.»

La directora de estudios del Instituto para la Seguridad Nacional de la Universidad de Siracusa, Corri Zoli, explicó al medio estadounidense Al-Monitor que la expansión permitirá a las tropas de EEUU acercarse y atacar lo que queda de Daesh en la región. La experta considera que la construcción de nuevas bases temporales en Siria e Irak impedirá a Daesh «levantar califatos en la región».

De acuerdo con Zoli, la iniciativa sobre la expansión de las operaciones militares de EEUU en la zona fue promovida por el mismísimo jefe del Pentágono, James Mattis.

«(Mattis) va dos pasos adelante. Él quiere lograr la paz, estabilizar la región y presionar militarmente a Irán», dijo.

Comentario: Lo cual es absolutamente contradictorio. No se puede lograr la paz en la región mientras se presiona militarmente a Irán. Especialmente cuando esta presión militar se lleva a cabo a través de ejércitos de mercenarios como el de Daesh. Esto que se describe aquí mismo es lo que JFK llamaba la Pax Americana.
No obstante, no todos los expertos comparten la misma opinión. Recientemente, el periodista Doug Bandow expresó en un artículo publicado por el medio estadounidense The National Interest que varios políticos nombrados por Donald Trump para las posiciones clave del país estaban tratando de arrastrar a EEUU «al fango» en el conflicto en Siria.