Anoche los soldados ucranianos abrieron fuego por el norte de Donetsk. Usaron morteros, BMP y BTR, ametralladoras pesadas, lanzagranadas y fusiles de asalto.

Como resultado del impacto directo de un mortero, una casa salió ardiendo en la región de Kúibishev en Donetsk.

«Esto ocurrió ayer. He podido poner a salvo a mi nieta. Después el golpe, el hedor, el polvo, la chamusquina», — ha comentado este hombre de la zona.

«¿Para quién es necesaria esta guerra? Tres años dura esta guerra absurda y fratricida. Es hora de acabarla», — ha declarado el propietario de la casa.