EEUU trabajará para eliminar subsidios injustos, prácticas que distorsionan el mercado y restricciones a la propiedad intelectual cuando inicie la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y México, divulgó el Gobierno estadounidense.

«El nuevo TLCAN debe seguir eliminando barreras a las exportaciones estadounidenses, esto incluye la eliminación de subsidios injustos, prácticas que distorsionan el mercado por parte de empresas estatales y gravosas restricciones a la propiedad intelectual», según una lista de prioridades publicada el 17 de julio por la oficina del representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer.

Se trata de un resumen detallado de los objetivos que perseguirá Washington cuando comience la renegociación, no antes del 16 de agosto, según dijo Lighthizer en un comunicado que acompañó el documento político.

«El presidente (Donald) Trump sigue cumpliendo su promesa de renegociar el TLCAN con el fin de lograr un acuerdo mejor para todos los estadounidenses», sostuvo Lighthizer.

 

Comentario: Algo que en la práctica puede llegar a significar, como lo ha sido en numerosas ocasiones en el pasado, solamente beneficioso para los inversores norteamericanos.

El funcionario añadió que «bajo el liderazgo de Trump, el representante comercial negociará un acuerdo justo» que tome en cuenta «los persistentes desequilibrios comerciales de EEUU, derribe barreras al comercio y dé a los ciudadanos nuevas oportunidades para que crezcan sus exportaciones».

Entre los objetivos que perseguirá Lighthizer están la reducción del déficit comercial que EEUU tiene con sus dos socios, México y Canadá, además del sostenimiento del acceso recíproco y libre de aranceles para los bienes industriales y un refuerzo de la transparencia y la rendición de cuentas en el diseño e implementación de las regulaciones.

Las metas de Washington suponen asimismo incluir un nuevo capítulo de economía digital e incorporar y fortalecer las obligaciones laborales y ambientales que, en la actual arquitectura del TLCAN, funcionan como acuerdos separados.

Lighthizer también intentará la adopción de un mecanismo para desalentar la manipulación de las monedas, según el documento.

El resumen establece que EEUU «se asegurará, mediante un mecanismo adecuado, que los países del TLCAN eviten manipular sus tasas de cambio para impedir el efectivo equilibrio de los ajustes de los pagos o para obtener una ventaja competitiva desleal».

Comentario: Por supuesto que la manipulación de la moneda por parte de EEUU no es algo que Washington esté dispuesto a sacrificar.

Según instrucciones de Trump, Lighthizer notificó el 18 de mayo pasado al Congreso la intención del Gobierno de comenzar la renegociación del TLCAN.  La balanza comercial de EEUU con México pasó de un superávit de 1.300 millones de dólares en 1994, cuando el TLCAN entró en vigor, a un déficit de 64.000 millones de dólares en 2016.