En la tarde del 18 de julio, al igual que el día anterior, decenas de musulmanes realizaron una serie de protestas en la ciudad vieja de Jerusalén.

Los musulmanes han lanzado a los policías piedras y cócteles Molotov cerca de la Puerta del León cerca de la mezquita De Al-Aqsa. Dos policías han sido heridos.

Las fuerzas del orden público dispararón gas lacrimógeno y otro material más contundente para dispersarlos.

Más de 70 participantes en la protesta han resultado heridos.