Cientos de manifestantes se desplazaron ayer desde el Obelisco porteño hasta el ministerio de Trabajo para acompañar la lucha de 600 trabajadores argentinos despedidos por la multinacional PepsiCo.

Familias en las calles nunca más, Basta ya de despidos y represión, se podían leer en algunos de los carteles y banderas que portaban representantes de sindicatos, movimientos sociales y políticos, y miembros de las centrales obreras CTA y CTA Autónoma.

La marcha devino un mensaje de respaldo y solidaridad a aquellos que en estos últimos meses han perdido sus empleos en medio del ajuste económico del Gobierno y en especial con los despedidos de la planta de PepsiCo en la localidad bonaerense de Florida, quienes fueron sacados a la fuerza del local el jueves pasado.

Hay mucha gente acá, más de lo que pensábamos, venidos algunos de la provincia de Buenos Aires y del interior, expresó una de las ahora desempleadas, Katy Balaguer en declaraciones a la prensa.

El 26 de junio los obreros fueron avisados mediante un cartel que con motivo del cese de operaciones de la planta y la relocalización de su producción en otro establecimiento el personal quedaba transitoriamente liberado de prestar servicios.

Durante ese tiempo se mantuvieron ocupando el lugar hasta la semana pasada cuando, por una orden judicial, efectivos de la gendarmería y la policía desalojaron a los que quedaban dentro de ella en un episodio que terminó con incidentes y represión.

Etiquetas: ; ; ;