El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, anunció hoy jueves una serie de medidas contra Turquía en respuesta a la detención de un activista de derechos humanos alemán, señalando una postura más enfrentada al aliado de la OTAN tras una escalada de tensiones.

Sigmar Gabriel dijo que Alemania hablará con los socios de la UE sobre las aspiraciones de Turquía de unirse al bloque y dejó claro que Berlín ya no puede garantizar la inversión corporativa alemana en Turquía. También dijo que no podía contemplar las conversaciones sobre la expansión de la unión aduanera a Turquía y emitió nuevos consejos de viaje que advierte de los riesgos en Turquía para los alemanes.

«Necesitamos que nuestras políticas hacia Turquía avancen en una nueva dirección… no podemos continuar como hemos hecho hasta ahora. Tenemos que ser más claros de lo que hemos estado hasta ahora para que los responsables en Ankara entiendan que esas políticas no carecen de consecuencias», dijo Gabriel a los periodistas. Dijo que los nuevos pasos habían sido acordados con la canciller Ángela Merkel.