Los representantes de la delegación rusa, en particular el estado mayor de entrenadores de waterpolo, en el Campeonato del mundo de deportes de agua en Budapest han sido obligados a quitarse las camisetas con las estrellas rojas de cinco puntas y las inscripciones de la URSS, ha contado a RIA Novosti uno de los rusos que ha llegado a las competiciones.

Lo ha confirmado uno de los directores de una de las federaciones deportivas.

Según las fuentes de la agencia, en la prohibición les han dicho los policías húngaros que realizaban la inspección ante la entrada al estadio que las estrellas soviéticas están igualadas en Hungría a la simbología fascista y están prohibidas por la ley.

El empleado del servicio de seguridad ha presentado unas excusas a los rusos y ha advertido que en la ropa con la simbología soviética al acto no entrará nadie. Además, a «los infractores» pueden caerle multas, la privación de la acreditación y hasta la expulsión.

Las objeciones de los rusos es que bajo la prohibición entonces deben caer las banderas de la República Popular Democrática de Corea y los EEUU con la imagen de las estrellas, también la bandera de China, que ya cinco veces fue izada en Budapest en honor a las victorias de los deportistas de este país, y esto no ha sido llevado a cabo.

 

Fuente