Analistas políticos, militares y sociales, coinciden en que la escalada de agresión contra el gobierno y el pueblo de Venezuela reproduce los ataques que desembocaron en invasiones y derrocamientos en Chile, Libia, Ucrania, Irak y Siria.

El apoyo económico y logístico a la oposición interna, las sanciones económicas, el cerco diplomático y la justificación mediática, son las principales características de las nuevas guerras, planificadas desde el exterior e impulsadas por las corporaciones mediáticas con la narrativa de revoluciones de colores o insurrecciones populares pacíficas.

La excusa humanitaria y la protección de los derechos humanos, pretenden esconder en todos los casos la razón verdadera: establecer un gobierno servil que permita tomar posesión de los recursos naturales del país.

Fuente