El Ejército sirio y Hezbolá arrancaron hoy viernes la última fase de la ofensiva para acabar con la presencia de los terroristas en la frontera sirio-libanesa.

La operación, en la que están implicados las unidades de la Guardia Republicana siria, las Fuerzas de Defensa Nacional, así como los combatientes del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), se ha lanzado por dos frentes; las región de Arsal (noreste libanés) y las montañas de Al-Qalamun, ubicadas en el suroeste de Siria y limítrofes con El Líbano, informa la agencia británica Reuters.

Respaldados por intensos ataques aéreos de su aviación militar, los soldados sirios han librado en las colinas de Tal Burkan, cerca de la aldea de Falita, un feroz combate contra los integrantes de la alianza denominada Hayat Tahrir Al-Sham (Junta de Liberación del Levante), una facción vinculada a Al-Qaeda.

Incapaces de sostener sus posiciones en Tal Burkan, los extremistas se han visto obligados a retirarse y ceder las colinas a la Guardia Republicana Siria y las fuerzas libanesas.

Tras este avance relámpago, las unidades sirias y de Hezbolá han asaltado las trincheras de los terroristas en los montes adyacentes, infligiendo grandes daños materiales y humanos entre las filas de la aludida banda.

Entretanto, los efectivos de Hezbolá han bombardeado con fuego artillero y misiles las concentraciones y escondites de los remanentes del Frente Al-Nusra (actualmente se denomina Frente Fath Al-Sham) en las localidades de Dahr al-Hawa, Wadi al-Jail y Nahleh.

Después del inicio de la crisis siria en 2011, las regiones fronterizas entre El Líbano y Siria han sufrido un sinfín de ofensivas y atentados perpetrados por integrantes del Frente Al-Nusra. La estéril área de Arsal también ha sido una base de operaciones de los miembros de EIIL (Daesh, en árabe). Varios miles de refugiados sirios viven en campos en Arsal.

El gran operativo de este viernes es la tercera y última fase de la ofensiva para la liberación de los altos de Al-Qalamun; su éxito garantizaría la plena seguridad de la frontera entre ambos países vecinos.