El Gobierno ruso reprochó las acciones que con “ultimátum y amenazas de sanciones” ha instado para que sean canceladas las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente previstas para el 30 de julio.

“No es posible alcanzar un acuerdo con una intervención destructiva de fuera, presión y amenazas de sanciones. Una comunidad internacional responsable debe ayudar y no provocar, unir y no dividir», indicó el director adjunto del Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Exteriores ruso, Artiom Kozhin quien reiteró el llamado al diálogo entre el Gobierno y la oposición.

En declaraciones a la prensa Kozhin ha instado a las partes a buscar una solución política a la crisis que atraviesa la nación bolivariana dentro del marco legal y sin injerencia externa, al tiempo que instó a abandonar las ambiciones personales que pudieran derivar en la autodestrucción del Estado.

“Los políticos en Venezuela necesitan sabiduría estatal y dejar de lado las ambiciones personales. No hay que dejarse llevar por el deseo de derrocar al oponente a cualquier precio, sin pensar en las consecuencias, llevando la situación a una cruel autodestrucción del Estado”, apuntó.

Venezuela será la única en perder

Según el funcionario, el plebiscito llevado a cabo la semana pasada por la oposición solo “ha dividido aún más” al pueblo venezolano, y los resultados de esta consulta son “inverificables” debido a las irregularidades registradas.

“De acuerdo con los organizadores, en la consulta participó alrededor de la tercera parte del electorado venezolano. Sin embargo, estos datos son de carácter inverificable. La comunidad internacional se ve obligada a creer o no las palabras de los impulsores del plebiscito, y de hecho, sus palabras coinciden con sus deseos anunciados previamente. Y qué decir de los hechos comprobados de que una misma persona ha votado en repetidas ocasiones en diferentes colegios electorales, o sobre la ausencia total de observadores independientes, por no mencionar la llegada al país de algunos expresidentes latinoamericanos contrarios” al gobierno de Nicolás Maduro.

“Medidas extremadamente peligrosas”

Por otro lado, Moscú ha advertido a la oposición venezolana de los “graves riesgos” de crear sistemas de gestión paralelos a los existentes.

“Consideramos que son extremadamente peligrosas las medidas que ha adoptado la oposición de forzar la creación de estructuras paralelas de poder, en particular, el de poner en marcha el procedimiento para el nombramiento por parte del Parlamento de nuevos jueces de la Corte Suprema”, indicó Kozhin.