El secretario general asistente de la ONU para Operaciones de Mantenimiento de la Paz, El Ghassim Wane, llamó ayer a establecer un alto el fuego efectivo y creíble en Sudán del Sur.

Al intervenir en una sesión del Consejo de Seguridad dedicada a analizar la situación en ese país africano azotado por la violencia desde diciembre de 2013, el funcionario insistió en que solo con el cese de las hostilidades la nación más joven del mundo podrá encaminarse hacia un escenario de paz y estabilidad.

De acuerdo con Wane, los líderes locales deben apostar sin reservas a un diálogo nacional inclusivo y transparente, en un ambiente de seguridad y consenso político.

Sudán del Sur, que obtuvo su independencia de Sudán en 2011, sigue afectada por un conflicto interno al cual se atribuyen miles de muertos y más de tres millones de desplazados.

Pese a los esfuerzos de la ONU y de mecanismos regionales africanos, ha sido imposible acercar al presidente Salva Kiir al exiliado líder rebelde y ex vicepresidente Riek Machar, ni impedir que surjan de las filas militares nuevas facciones armadas.

Según el secretario general asistente de las Naciones Unidas, el país debe ser capaz de superar los grandes desafíos que enfrenta para la paz, y la comunidad internacional brindarle el respaldo necesario. Respecto a la postura a seguir, Wane llamó a enviarle un fuerte mensaje a los líderes sursudaneses de que la actual situación resulta inaceptable para el mundo.

Además del costo en vidas humanas y la gran cantidad de desplazados, Sudán del Sur sufre una grave crisis humanitaria, con millones de personas urgidas de ayuda y un peligro latente de hambruna.

Etiquetas: ; ; ; ;