El 17/07/17 el presidente de EEUU y la jefa de la Unión Europea (UE) lanzaron amenazas de sanciones contra Venezuela si realiza la elección de la Asamblea Constituyente.

Estos centros del poder mundial creen ciegamente en la agenda de la MUD caracterizada por: falso triunfo plebiscitario como excusa para el golpismo, instalación de un gobierno paralelo, huelga general indefinida y más terrorismo en las calles bajo el disfraz de protestas pacíficas.

En EEUU, Inglaterra, España y Francia hay grandes empresas mediáticas que elaboran propaganda destructiva contra nuestro país. En Rusia, China e Irán están los medios informativos antiimperialistas más fuertes para combatir las mentiras globalizadas. Urge tener claro el mapa para desplegar de forma jerarquizada una contraofensiva mediática internacional que reivindique a Venezuela frente a las acusaciones que nos presentan como país de dictadura, violación de derechos humanos, hambruna y anarquía.

Dejar que falacias del enemigo sigan ganando ventaja y se apoderen del planeta nos puede costar muy caro a la vuelta de la esquina. Es hora de defender la imagen de Venezuela como Estado democrático, así como promover mediáticamente un criterio de rechazo a la agresión extranjera.

La clave de la contraofensiva es:

  1. Describir la situación de Venezuela en el contexto geopolítico actual
  2. Desmontar las matrices mediáticas de la oposición
  3. Evidenciar la vigencia de la libertad de expresión y de prensa
  4. Defender la legitimidad jurídica y política de la Constituyente
  5. Denunciar el golpismo opositor y sus aliados extranjeros
  6. Justificar la lucha del Estado venezolano contra el terrorismo.

Es urgente hacer foros alrededor del mundo con expertos y activistas progresistas hasta consolidar una red mundial de “amigos de Venezuela” que promueva matrices de opinión favorables a nuestra democracia.