Las organizaciones sociales, sindicales y políticas se reunieron ayer viernes en Mendoza, Argentina, para celebrar la “contracumbre” llamada Cumbre de los Pueblos, en la que rechazaron la “ilegal y arbitraria suspensión” de Venezuela, expresaron su apoyo a esa nación y exigieron la libertad de la líder indígena Milagro Sala, detenida por el Gobierno argentino.

“La Cumbre de los Pueblos rechaza categóricamente la ilegal y arbitraria suspensión de la República Bolivariana de Venezuela del Mercosur por constituir un duro golpe a la institucionalidad del Bloque Regional”, sostiene parte del documento que será presentado al presidente de Bolivia Evo Morales, que ya está en Mendoza.

Morales no firmó el texto conjunto de la cumbre oficial del Mercosur, en la que se arremete contra el mandatario constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, informó el portal argentino Política Argentina.

Los movimientos sociales reunidos en la Universidad Nacional de Cuyo exigieron también “la libertad de la compañera Milagro Sala y de todos los presos políticos del gobierno derechista de Macri”. Denunciaron “las restricciones a la democracia en la Argentina y la persecución y represión de líderes populares”.

También repudiaron la presencia del presidente no electo de Brasil, Michel Temer, al que catalogaron de “golpista”.

Además, los participantes de la Cumbre de los Pueblos reiteraron su reclamo “por una salida soberana al mar para Bolivia”.

Los activísimas sociales declararon que el gobierno de Horacio Cartes, en Paraguay, “agudiza la situación de pobreza y exclusión social existentes, empeñando el futuro de generaciones enteras”.

La Cumbre de los Pueblos comenzó este jueves en Mendoza, Argentina, donde los países miembros apoyaron a Venezuela frente a los ataques de la derecha nacional e internacional.

La inauguración abrió con un homenaje a la Pachamama y los delegados resaltaron la importancia de enfrentar en estos momentos los embates del neoliberalismo y apostaron por una mayor integración.