La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela reafirmó este viernes su compromiso con el Gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro.

Su misión es defender al pueblo de la creciente violencia de la oposición derechista, según anunció la FANB durante el despliegue del Plan República para los comicios del 30 de julio de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Así transcurrió el llamado paro cívico en las zonas de clase media y alta de Caracas, capital. Un paro patronal con pocos seguidores, pero de gran eficacia en secuestrar las calles y desparramar terror. Su propósito es impedir la Asamblea Nacional Constituyente, y parece ser la gota que rebalsó el vaso.

La luz del viernes alumbró el despliegue militar del plan de República, que en Venezuela históricamente resguarda todos los procesos electorales.

Ante la arremetida sediciosa, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, recordó abril de 2002, el derrotado golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez.

El domingo 30 de julio la Revolución Bolivariana inicia una nueva etapa, en la que millones cifran grandes esperanzas.