Las tímidas reacciones de la clase política a las sanciones extraterritoriales contra La Estrella de Panamá y El Siglo (GESE), son producto de su temor reverencial a Estados Unidos, afirmó hoy el abogado panameño Hernando Franco.

‘Tenemos un país que a estas alturas suponíamos soberano. Estamos liberados de la presencia militar norteamericana en la Zona del Canal producto de los Tratados Torrijos-Carter. Somos un país independiente’, expresó el también decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá.

‘Sin embargo, sabemos que sobre esta sociedad, en las mentes de la gente, orbita la presencia de Estados Unidos y un temor reverencial de parte de la clase política y de algunos sectores económicos, que se ponen de rodillas rápidamente apenas los Estados Unidos expresa alguna posición’, opinó en declaraciones a periodistas.

Las dormidas banderas del nacionalismo parecen agitarse actualmente en el país frente a lo que muchos consideran una injusticia y arrecian las críticas a la postura del gobierno, del cual reclaman la defensa a sus ciudadanos como corresponde según la Constitución.

En un comunicado, el Partido Revolucionario Democrático calificó de ‘entreguista’, ‘vergonzosa’ y ‘doble moral’ la posición oficial, aunque sin mencionar al país norteño, y advirtió que con el cierre del grupo editorial se perderán las plazas de 250 trabajadores, además de afectar el balance informativo y la democracia nacional.

Por su parte, la diputada independiente Ana Matilde Gómez fue algo más explícita al señalar que ‘a Estados Unidos le debe quedar claro que sus medidas están afectando directamente un derecho de todo un país’, al analizar las sanciones que limitan a proveedores y clientes estadounidenses comerciar con GESE.

‘Siento que hemos sido débiles y no hemos trasmitido el mensaje que implica ser soberanos. Parte de la soberanía es esa identidad nacional, y la identidad nacional se construye con la historia’, expresó la diputada en referencia a los 168 años de La Estrella.

La inclusión de GESE en la Lista Clinton, elaborada por el Departamento del Tesoro estadounidense, muestra sus efectos extraterritoriales cuando los seguros de salud de sus trabajadores los canceló la institución proveedora y al igual sucedió con las tarjetas Visa y Mastercard para la venta de periódicos.

‘Consideramos injustificada esta medida, debido a que los beneficiarios finales de estas pólizas son los colaboradores. Hemos comunicado esta situación al Superintendente de Seguros y Reaseguros, y esperamos una pronta solución’, indicó Eduardo Quirós, presidente de GESE.

En los últimos días también recibimos cancelaciones de anunciantes, sin que hasta el momento conozcamos las razones, pues consideramos que la Lista Clinton no tiene efectos en la legislación nacional, dijo.