El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que el poder constituyente se convierte, como en 1999, en un desencadenante histórico de expansión de las fuerzas revolucionarias.

Durante su participación en el programa televisivo La Hojilla, Maduro dijo que la Asamblea Nacional Constituyente, convocada el pasado 1 de mayo, se convirtió en un desencadenante de las fuerzas revolucionarias para hacerle frente a la contrarrevolución que pretende tomar el poder por la vía violenta. El poder constituyente se convierte -agregó-, como fue en los años 1997, 1998, y 1999, en un desencadenante histórico de una nueva situación de expansión, de fuerzas revolucionarias y de expansión de la energía original de la Revolución Bolivariana.

En el espacio televisivo que conduce el comunicador Mario Silva, a través del canal Venezolana de Televisión, el mandatario enfatizó anoche que la política en Venezuela debe ser guiada por los caminos de la verdad y del diálogo.

‘La política tiene que ser palabra, conversación, diálogo y tiene que ser con la verdad’, expresó Maduro, y reiteró su llamado al diálogo con los dirigentes de la oposición, y la invitación a participar en la Asamblea Nacional Constituyente, cuyos miembros serán elegidos el próximo 30 de julio.

Maduro subrayó que el gobierno bolivariano mantiene conversaciones con la oposición. ‘Hace unas semanas atrás, a través de un emisario internacional, preguntaron que si yo estaba dispuesto a posponer la Constituyente tres o cuatro semanas, para ellos inscribirse y yo dije sí’.

Explicó que, cuando les solicitó que realizaran un comunicado para informar esta decisión al pueblo, la oposición decidió no participar en este proceso. ‘Nosotros tenemos conversaciones con la oposición y les da miedo decirlo’, subrayó Maduro.

También reafirmó su disposición por mantener relaciones basadas en el respeto, con el gobierno de Estados Unidos. ‘Quisiera tener las mejores relaciones con Donald Trump y decirle ‘estamos en el siglo XXI señor Trump’. Venezuela no se le va a entregar a nadie’.

Insistió en que el gobierno bolivariano quiere tener las mejores relaciones y que se hará todo los posible para tener relaciones con respeto. ‘Nosotros estamos preparado para que el país supere con rapidez y mejoría cualquier escenario que se presente’, enfatizó.

A su vez, repudió las acciones intervencionistas promovidas por la ultraderecha en el continente para que se lleven a cabo sanciones contra Venezuela.

‘No pueden pretender Trump, (Juan Manuel) Santos o (Mauricio) Macri darle órdenes a Venezuela. A Venezuela la gobernamos nosotros. Frente a nadie nos vamos a rendir’, subrayó el mandatario.

Etiquetas: ; ; ;