El incidente se ha producido en medio de enfrentamientos en el casco histórico de la ciudad entre los palestinos y la fuerza ocupacional.

El refuerzo policial en Jerusalén comenzó después de que el pasado 14 de julio dos policías israelíes murieran en un ataque armado en la Ciudad Vieja, y se intensificó luego del apuñalamiento de cuatro ciudadanos israelíes en Cisjordania, registrado este viernes. Tres de las víctimas de ese ataque, perpetrado por un palestino, murieron.

Tensión en aumento

Ante esto, la Policía israelí introdujo nuevas medidas de seguridad e impuso restricciones de acceso a la Ciudad Vieja de Jerusalén, incluida la Explanada de Mezquitas, para todos los hombres menores de 50 años.

Los fuertes enfrentamientos a raíz de estas medidas, que incluyen la revisión de los visitantes con detectores de metales a la entrada de los templos, dejaron como resultado tres palestinos muertos este viernes.

Tras los actos violentos de los últimos días y la polémica sobre el acceso a la Ciudad Vieja, la Autoridad Palestina ha congelado todos los contactos con Israel. Entretanto, se espera que las autoridades israelíes consideren una revisión de las medidas de seguridad en los próximos días.