Al menos 24 personas murieron y otras 42 resultaron heridas hoy en Kabul tras el estallido de un coche bomba cerca de la residencia del viceprimer ministro afgano, Mohammad Mohaqiq.

Sin embargo, informaciones de última hora, la cantidad ha subido a 50 personas a raíz del acto terrorista.

El portavoz del Ministerio del Interior, Najib Danish, precisó que la deflagración ocurrió a las 07:00, hora local, y aclaró que el lugar fue acordonado por las fuerzas de seguridad.

El nuevo ataque confirma el recrudecimiento de la violencia como consecuencia de la ofensiva lanzada por el Talibán, cuyos jefes prometieron el pasado mes más acciones contra las fuerzas del gobierno y los militares extranjeros desplegados en el país.

Como capital, ciudad más poblada y sede del ejecutivo, Kabul es uno de los principales blancos de los grupos armados presentes en esta nación musulmana.

El 31 de mayo último un camión cargado de explosivos mató en la urbe a 150 personas.

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán reveló días atrás que al menos mil 662 civiles perdieron la vida en esta nación en la primera mitad del año debido a la violencia.