Una vez más, como cada día, se observa el funcionamiento del armisticio de pan que debe armonizar la vida de los habitantes del Donbass mientras hay recolección. En cambio, el ejército ucraniano no para de bombardear territorios civiles.

«En otoño del año pasado cuando comenzaron a bombardear las casas de aquí todo el mundo salió, ahora no vive casi nadie. No hay médicos, tan sólo nuestro médico militar el cual asiste también a los civiles», — ha informado el militar el militar de la RPD con el nombre de guerra Blek.

«Según los relatos de las personas de esta zona, había personas que descansaban en sus casas y el bombardeo comenzó, los hay que se ocultaron rápidamente pero después de esto decidieron marchar» — ha añadido el militar.

«Disparan cada día al caer la tarde, quédense un poco más tarde y podrán observar», — ha contado un civil de Kominternovo.

El soldado ha contado de la situación en Kominternovo:

«Nos encontramos en Kominternovo, nuestro grupo de filmación ha caído bajo el bombardeo, por eso podemos hablar que la situación aquí es extremadamente tensa, nosotros seguimos manteniendo la defensa y protegiendo los límites de la república».