En la reciente Cumbre del Mercosur, efectuada en la ciudad de Mendoza, los mandatarios de derecha quisieron imponer la expulsión definitiva de Venezuela. Bolivia y Uruguay se opusieron

El diario digital Contexto, de la ciudad de La Plata, indicó que el presidente Mauricio Macri y el golpista brasileño Michel Temer fueron a la Cumbre del Mercosur con la intención manifiesta de sancionar al Gobierno Bolivariano de Nicolás Maduro y entregarles una ofrenda a la violenta oposición venezolana y a la Casa Blanca, pero debieron irse de Mendoza con las manos vacías.

Indican que la intención era suspender a Venezuela con el argumento de que el Gobierno de Nicolás Maduro había “roto el orden constitucional” con el llamado a la Asamblea Constituyente, una decisión soberana del pueblo venezolano. Contexto advierte que fue la oposición de Uruguay y Bolivia la que evitó que Macri y Temer lograran entregar una nueva ofrenda a Washington.

El medio de La Plata también destaca: “En una postura totalmente contraria a la del Mandatario argentino, los movimientos sociales de la región reunidos en la Cumbre Social del Mercosur emitieron un documento en el que señalaron que ‘ni como países de Mercosur, ni como organismos de América, podemos ser cómplices de una intervención norteamericana en Venezuela”.

SEGUNDO GRAN FRACASO DIPLOMÁTICO DE MACRI
Por su parte, el diario bonaerense Página12 informó: “El presidente Mauricio Macri sufrió el segundo gran fracaso diplomático en 19 meses de gobierno. Como anfitrión de la cumbre de presidentes del Mercosur no consiguió que el bloque aumentara de manera irreversible el castigo contra Venezuela. Macri y su canciller Jorge Faurie se quedaron sin lograr la virtual expulsión del país que gobierna Nicolás Maduro. La oposición venezolana quedó más débil. Quería una sanción dura en Mendoza”.

Advierten que el canciller Faurie había lanzado antes de la Cumbre una serie de declaraciones agresivas contra Venezuela, dando por hecho que las nuevas sanciones serían aprobadas en el Mercosur. Página12 indica que el funcionario “no consiguió la separación definitiva por la negativa de Uruguay, que terminó torciendo el texto del documento final sobre Venezuela”.

Según Página12: “La Argentina y Brasil querían que el texto advirtiera explícitamente que si Nicolás Maduro insistía en convocar a una Constituyente el 30 de julio, es decir dentro de pocos días, el Mercosur consideraría inexistente la vocación de diálogo por parte de Caracas”.

Al contrario de lo que supusieron Macri y Temer, el documento final de la Cumbre especificó: “Convencidos que la solución a la crisis solo podrá ser resuelta por los venezolanos, instan al Gobierno y a las fuerzas opositoras de la hermana República Bolivariana de Venezuela al diálogo, que permita una concertación política creíble”.

QUERÍAN EXPULSAR DEFINITIVAMENTE A VENEZUELA
El diario digital InfoBaires24 también reseñó: “A pesar de los intentos de los funcionarios nacionales por expulsar a Venezuela, el documento de la Cumbre de Mercosur que se llevó a cabo en Mendoza, no contempló ninguna sanción hacia ese país”. También señalan que la intención del gobierno de Macri era expulsar definitivamente a Caracas del Mercosur.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;