El presidente de facto de Brasil, Michel Temer, firmó el decreto que oficializa el aumento de los impuestos a la gasolina, el diésel y el etanol para recaudar unos 10.400 millones de reales (3.300 millones de dólares) adicionales a la renta de 2017, y anunció además un nuevo recorte en los gastos previstos en el presupuesto del año.

El recorte será este vez de 5.900 millones de reales (1.900 millones de dólares), que de acuerdo con el Gobierno brasileño, “deberá ser compensado por ingresos extraordinarios” y se suma a otro anunciado en marzo pasado por el valor de 42.100 millones de reales (13.500 millones de dólares).

Temer espera limitar los gastos públicos en 139.000 millones de reales en 2017 (44.000 millones de dólares), lo que equivale al 2,0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El precio de la gasolina se incrementará en 0,41 reales por litro, luego de que el régimen brasileño duplicará el impuesto a este combustible. Es el incremento de la gasolina más grande conocido en 13 años. El pretexto para efectuar los nuevos ajuste es el de reducir el déficit fiscal.

El régimen de facto de Brasil ya ha emprendido otras medidas para congelar por espacio de 20 años el presupuesto público, nuevas privatizaciones y está en la recta final de una reforma laboral que retrotraerá los derechos de los trabajadores al siglo XIX.

MIENTRAS TANTO COMPRA VOTOS
Entretanto, de acuerdo con un cálculo de la organización Imazon, la estrategia de Temer para salvarse del juicio por corrupción en su contra tendrán un costo para Brasil de 11.000 millones de reales (3.500 millones de dólares).

La estimación inicial no refleja los gastos que podría alcanzar para el momento de su juicio, pero advierten que sería de unos 300.000 millones para agosto.

El estudio asegura que la cifra ha sido utilizada para comprar votos en la Cámara. Además, aseguran que como parte del plan de Temer está también la propuesta de perdón de deudas de empresas, de las cuales muchos parlamentarios son dueños y el proyecto que libera la venta de tierras al capital extranjero.

Sobre Temer pesa un investigación por corrupción, asociación ilícita y obstrucción de la justicia que podría costarle su cargo. Temer llegó al poder en Brasil luego del golpe de Estado parlamentario contra la presidenta electa Rousseff.

Etiquetas: ; ; ; ; ;