Un reportaje del programa Informe Especial de la cadena televisiva TVN de Chile, emitido ayer lunes, puso el dedo en la llaga acerca de jugosas pensiones de invalidez que reciben militares jubilados sin problemas de salud.

Entre los retirados de las Fuerzas Armadas aparecen condenados por crímenes de lesa humanidad, que cumplen sentencias en la prisión especial de Punta Peuco, criticada por ofrecer privilegios a los reclusos.

El escandaloso asunto motivó comentarios de los ministros de Defensa y del Trabajo, José Antonio Gómez y Alejandra Krauss, quiens anunciaron la creación de un grupo para analizar posibles cambios al sistema de pensiones.

Durante las entrevistas e indagaciones, la reportera de Informe Especial pudo constatar que los ex militares, incluido un hijo del extinto dictador Augusto Pinochet, todos estaban declarados como sanos.

Sin embargo, cobran pensiones por encima de los 900 millones de pesos (alrededor de mil 500 dólares) mensuales bajo la supuesta justificación de que fueron dados de baja de los cuerpos militares por enfermedades graves.

‘No vamos a proteger a nadie’, afirmaron Gómez y Krauss.

El secretario de estado de Defensa recalcó que todos los antecedentes recabados se van enviar a la Contraloría para que analice si esas pensiones pueden o no ser revisadas desde el punto de vista de la administración.

Dijo que también recurrirán al Consejo de Defensa del Estado para que determine si existe o no alguna situación irregular desde el punto de vista del sistema penal.

Krauss detalló a la prensa que se convocó a una mesa de trabajo en la cual todos los antecedentes se revisarán desde la perspectiva administrativa o legislativa; ‘y esperamos propuestas en 45 días’.

En Informe Especial de TVN se dio cuenta que la Caja de Previsión de la Defensa Nacional y la Dirección de Previsión de Carabineros pagan altas sumas de dinero a ex uniformados jubilados que están sanos e incluso trabajan.

Los chilenos reciben un promedio de 240 dólares de pensiones, un tema que hizo nacer un movimiento social denominado NO+AFP, en clara oposición a las aseguradoras de fondos de jubilación en el país austral, todos en manos privadas.

La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) denunció ‘que en las Fuerzas Armadas impera la falta de ética, se compra el silencio de los soldados a cambio de pensiones de invalidez’.