México registró un récord histórico de asesinatos durante el primer semestre del año con 12.155 crímenes, una cifra que muestra el fracaso del plan de seguridad implementado en el país, denunció hoy la ONG Semáforo Delictivo.

“Debería quedarnos muy claro el gran fracaso de la estrategia de seguridad”, dijo a Efe Santiago Roel, director de Semáforo Delictivo, que elabora el reporte con cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad.

En el primer semestre se reportaron 12.155 homicidios dolosos, lo que representa un incremento de 31% respecto al mismo semestre del año anterior y 16 % más que en el primer semestre del 2011, el peor año de la Administración de Felipe Calderón (2006-2012).

Treinta estados reportan incrementos en este delito, la mitad de ellos, con aumentos superiores a 30%.

Los estados de Colima (oeste), Guerrero (sur), Chihauhua (norte), Sinaloa (oeste) y Baja California y Baja California Sur, en el noroeste, son las regiones donde más han aumentado este tipo de delitos.

A nivel nacional, 72% de estos homicidios son ejecuciones de crimen organizado, pero hay estados en donde se rebasa el 80% como Guanajuato, Nayarit, Veracruz, Baja California Sur, Colima y Michoacán.

“Es un indicador muy preciso de que la violencia de alto impacto se ha incrementado radicalmente, se ha extendido a todo el país y la autoridad ha sido totalmente rebasada”, indicó Roel.

Según el experto, hasta 80% de esta violencia y corrupción es atribuible a la Iniciativa Mérida, aprobada en 2008 por el Congreso de EE.UU., quien destinó 2.300 millones de dólares a apoyar con ayuda financiera a las fuerzas de seguridad mexicanas en la lucha contra el narcotráfico, según cifras de 2015.

“Es una lucha frontal a través de la Policía a la oferta de drogas y a los cabezas de los cárteles con el fin de extraditarlos. Y esto creó atomización de cárteles, una guerra cruenta entre estos y un colapso de las autoridades”, apuntó Roel.

Según su pronóstico, este año será peor que el 2011, “un año de quiebre de la administración de Calderón, pero este año vamos a superar” las cifras.

Adicionalmente, este semestre han subido otros delitos como el robo a casas, robo a negocios, lesiones y violación.

Como solución a la violencia, Roel apostó por una mayor cooperación de los Gobiernos estatales, una estrecha colaboración ciudadana y la regulación de la marihuana recreativa y la amapola médica.

“Es urgente que el Congreso deje de eludir su responsabilidad y apruebe la marihuana recreativa”, señaló el director del Semáforo Delictivo, que valoró como un “gran avance” la reciente legalización de la marihuana médica en el país.