El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, comparecerá hoy ante el tribunal que juzga el caso Gürtel, una de las tramas de corrupción que sacuden a su agrupación política, el derechista Partido Popular (PP).

Su declaración como testigo en el mencionado proceso sobre corrupción político-empresarial será la primera de un jefe del Ejecutivo en ejercicio en cuatro décadas de democracia española.

En los últimos años, el PP se vio estremecido por varios escándalos que desvelaron una posible financiación ilícita de sus campañas electorales.

Uno de los más sonados es el denominado caso Gürtel, que investiga una trama de empresarios que habrían dado dinero a altos cargos de la organización conservadora a cambio de contratos.

En esa causa está implicado el extesorero Luis Bárcenas, quien reconoció ante la justicia una ‘contabilidad extracontable’ dentro de la formación presidida por Rajoy, que también tiene abiertas causas judiciales similares en otras regiones españolas.

Dos de los tres jueces del tribunal de la Audiencia Nacional aceptaron la petición de una asociación de abogados, que ejerce de acusación popular, para que el presidente comparezca por su condición de secretario general del PP en la época de los hechos juzgados (1999-2005).

La decisión fue adoptada en contra de la postura de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado, que no estimaban necesario que el gobernante y actual líder de los populares declarase en relación con la supuesta contabilidad paralela o caja B de su partido.

Esta investigación, que en octubre de 2016 sentó en el banquillo a 37 personas, es una de las tres causas abiertas por esta trama corrupta, que cuenta con varias ramificaciones regionales, siempre vinculadas a los conservadores.

Los reiterados casos de corrupción en las filas oficialistas condujeron al partido de Rajoy a la pérdida de unos tres millones de votos en las dos elecciones generales celebradas en diciembre de 2015 y junio de 2016.

Ello explica, en buena medida, el descalabro sufrido en ambas citas electorales por el sistema bipartidista, encarnado durante casi cuatro décadas por socialdemócratas (PSOE) y conservadores (PP), y el surgimiento de nuevas agrupaciones como Podemos y Ciudadanos.

La Audiencia Nacional (AN) de España -alto tribunal especializado en grandes casos de corrupción- rechazó el pasado 30 de mayo la petición del mandatario de declarar por videoconferencia.

Pese a su solicitud de testificar a distancia, esgrimiendo razones de seguridad y su apretada agenda, la AN decidió que Rajoy concurra en persona a su sede judicial de la localidad madrileña de San Fernando de Henares.

Etiquetas: ; ;