Decenas de palestinos que manifestaban frente a la Mezquita de Al Aqsa, en Jerusalén, resultaron gravemente heridos en una nueva jornada de represión por parte de las fuerzas israelíes.

Entre los heridos se encuentran varios reporteros y un niño pequeño, informó un medio local.

La violencia se incrementó en la zona desde el pasado fin de semana tras la muerte de cuatro palestinos en disturbios con funcionarios de seguridad en Jerusalén Este y Cisjordania.

Los manifestantes protestaban contra las nuevas medidas de seguridad impuestas por Israel, que impiden el acceso a la Explanada de las Mezquitas e instalaron cámaras de vigilancia en el lugar para observar a los fieles musulmanes.

Los palestinos ven las acciones del Gobierno israelí como una toma de control del lugar religioso ubicado en la Ciudad Vieja, en la zona este de Jerusalén, ocupada desde 1967 y que se adicionó a Israel en 1980 frente a la condena de la comunidad internacional, que no reconoce su soberanía.

Cifras de la Sociedad de la Media Luna Roja de Palestina revelan que más de mil ciudadanos palestinos han resultado heridos durante los últimos diez días en las protestas.

Etiquetas: ; ; ; ;