Un reciente estudio publicado por el Centro de Investigación Aplicada de la Facultad de Ciencias Contables, Administrativas y Económicas de la Universidad Católica de Asunción reveló que el 40 por ciento de la población infantil en Paraguay vive en situación de pobreza.

El informe titulado “La infantilización de la pobreza” señala que de 1 500 000 niños menores de diez años, más de 600 000 se encuentran en situación de pobreza y a la vez sus familias se encuentran en las mimas condiciones, pues en cerca de dos mil hogares los ingresos oscilan entre 14.000 (2.52 dólares) y 21.000 guaraníes (3.78 dólares) diarios, presupuesto que se vuelve insuficiente para la alimentación diaria.

Además se conoció que el nueve por ciento de los niños, es decir 136 000, se mantiene en la extrema pobreza, condicionados a vivir con un ingreso diario de sus familias de apenas 7100 (1.28 dólares)o 7800 guaraníes (1.40 dólares) aproximadamente.

San Pedro Caaguazú y Concepción aparecen como los departamentos que concentran los mayores índices donde el 60 por ciento vive en situación de pobreza y 20 en pobreza extrema. Asunción se mantiene con el más alto numero de pobreza infantil (más de 20 000) debido al fenómeno migración que se da desde las zonas rurales hacia la ciudad capitalina.

Según los resultados de la pesquisa una alta proporción de los niños en situación de pobreza no tiene acceso a niveles mínimos de nutrición, educación, recreación, salud y vivienda; por lo cual sus oportunidades para lograr el bienestar actual y futuro están severamente restringidas.

SUBOCUPACIÓN LABORAL, PRINCIPAL CAUSA DE POBREZA
Uno de los principales problemas del incremento de la pobreza en Paraguay es la subocupación laboral, los empleos de baja calidad conocidos como trabajos informales y los bajos salarios, así lo confirmó el economista e investigador principal del estudio, Emilio Ortiz.

“En sociedades como la nuestra, con problemas de desocupación y subocupación laboral, el futuro de la infancia está severamente restringido, por lo tanto la desigualdad se reproduce a lo largo de las generaciones”, sostuvo.

Sumado al problema de la subocupación existen cerca de 1 200 000 personas que forman parte de la fuerza laboral en paraguay y que se dedican al trabajo por cuenta propia dependiente de terceros o sin dependencia.

Las malas condiciones de trabajo, así como el difícil acceso a una fuente laboral no generan en las familias pobres los montos de ingresos necesarios para adquirir una canasta básica de alimentos.

En ese sentido el estudio reveló que el ingreso diario per cápita de un hogar en pobreza extrema se encuentra entre 7.836 guaranies (1.41 dólares) en el sector urbano y 7.156 (1.29 dólares)en el área rural.

Mientras que en los hogares en pobreza no extrema el ingreso se situó entre G. 21.018 por día, suficiente, según la investigación para acceder a la canasta básica alimenticia y de otros bienes y servicios.

Estos hogares no pobres eran aquellos en los que las familias tenían un ingreso superior a los límites de G. 21.018 (3.78 dólares) por día en el sector urbano, y de G. 14.893 (2.68 dólares) por día en el sector rural.

Etiquetas: ; ; ;