El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, notificó ayer miércoles que tras una reunión con generales y expertos militares, se tomó la decisión de que en las Fuerzas Armadas ya no permitirán el servicio de personas transgénero.

El motivo que impulsó dicha medida según el mandatario estadounidense es el “tremendo costo médico y los trastornos” que representan las personas transgénero.

Trump justificó esta medida con un mensaje en su cuenta en Twitter, “Nuestros militares deben estar concentrados en una victoria decisiva y aplastante, y no puede cargar el peso del tremendo costo médico y los trastornos que personas transgénero representarían”.

No es primera vez que la administración Trump toma decisiones en contra de la personas transgéneros, en febrero de este año Trump tomó la decisión de suspender una normativa que impulsaba a las escuelas públicas a permitir que estudiantes utilicen el baño correspondiente a su identidad de género, el pasado mes de junio el secretario estadounidense de Defensa, Jim Mattis, suspendió un plan diseñado durante el gobierno de Barack Obama para aceptar reclutas transgénero.

Se estima que entre 2.500 y 7.000 personas transgénero sirven en las diversas ramas de las fuerzas armadas de Estados Unidos.